Las bases robadas desaparecen de MLB

0
197

New York.-La base robada, un arte perdido perfeccionado por los miembros del Salón de la Fama Ricky Henderson y Ozzie Smith, se está muriendo ante nuestros propios ojos, entrando en 2022 con soporte vital después de una década de batear las cercas a expensas de batazos situacionales y lo que alguna vez se conoció cariñosamente como el “juego pequeño”.

La crisis laboral actual de la MLB ha sacado a la luz muchos de los desafíos únicos que enfrenta el béisbol en medio de su búsqueda continua de relevancia en un panorama de entretenimiento diluido.

Una vez conocido como el pasatiempo de Estados Unidos, el béisbol se ha convertido en un juego sofocante con poca imaginación, evitando la delicadeza por el poder puro.

Según Jason Collette de Fangraphs, los intentos de robo se han reducido en casi un 36 por ciento en la última década. En 2011: MLB intentó 4,540 robos.

En 2021: MLB los intentos de robos cayeron a 2924.

Los intentos de robos han disminuido cada temporada completa desde 2015.

Como punto de referencia, considere que seis jugadores, Starling Marte, Whit Merrifield, Trea Turner, Cedric Mullins, Myles Straw y Tommy Edman, registraron 30 o más robos la temporada pasada y solo Marte superó las 40 estafadas.

Diez años antes, en 2011, 20 jugadores alcanzaron ese umbral con ocho sumando al menos 40 robos. De hecho, los 61 robos de Michael Bourn ese año fueron mayor cantidad de que dos equipos, los Reds y los Diamondbacks, incluso intentaron menos robos la temporada pasada.

Los equipos parecen haber cambiado su filosofía, viendo las estafas de bases como una distracción para los bateadores y un riesgo innecesario para los corredores.

Por Agencias

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here