Severino, con salud, “lanza libre y fácil”

0
300
Luis Severino, Yankees de Nueva York
Luis Severino, Yankees de Nueva York

TAMPA, Florida – Mientras Luis Severino realizaba sus calentamientos el domingo, no pudo evitar pensar en la última vez que intentó realizar su rutina previa al inicio en el George M. Steinbrenner Field.

Era el 5 de marzo de 2019, y habiendo ganado 19 juegos y obtenido su segunda selección All-Star consecutiva la temporada anterior, Severino estaba listo para dar otro paso hacia el estrellato.

En cambio, Severino sintió molestias en el hombro después de romper un deslizador, poniendo fin a su salto antes de que tuviera la oportunidad de comenzar.

Lea también: Montas y Manaea en el radar de los Yankees

El derecho hizo solo tres aperturas en septiembre de 2019 antes de que una lesión en el codo finalmente lo obligara a someterse a una cirugía Tommy John en febrero de 2020. Sin embargo, aquí estaba, de vuelta en el mismo montículo, preparándose para su primera apertura de una nueva primavera, una que para Severino y los Yankees marca el comienzo del próximo capítulo en la carrera del lanzador de 28 años.

“Hoy me sentí más nervioso que en mi [debut] en 2015”, dijo Severino tras la derrota de los Yankees 8-7 ante los Tigres. “No he lanzado en los entrenamientos de primavera desde 2018, así que estar aquí, cualquiera que sea el resultado, me hizo muy feliz. Después de que terminé mi bullpen, me siento aliviado”.

El resultado no fue muy bueno, aunque ni Severino ni el manager Aaron Boone parecían ni remotamente preocupados. Permitió cuatro carreras limpias en cuatro hits y una base por bolas, permitiendo un par de carreras en cada una de sus dos entradas.

“En cuanto a la salud, me siento bastante sólido”, dijo Severino. “Mi brazo se sintió bien. Los resultados no fueron tan buenos, pero lo bueno es que me siento saludable”.

El día de Severino comenzó desfavorablemente, ya que le dio cuatro boletos al primer bate Robbie Grossman en cuatro lanzamientos, ninguno de los cuales estuvo particularmente cerca del plato. Pareció encontrar ese comando rápidamente, abanicando a Akil Baddoo en tres lanzamientos, el ponche llegó a 97.4 mph con un tercer strike cantado.

“Tengo tiempo para trabajar en los lanzamientos y sé que cuando los necesite, mi deslizador, mi cambio de velocidad y mi recta estarán ahí”, dijo Severino. “Hoy fue más sobre sentirme bien”.

Por Roosevelt Comarazamy / El Nacional

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here