Los mejores fuera del Salón, por posición

0
100
Grafica, los Mejores fuera del Salón de la Fama
Grafica, los Mejores fuera del Salón de la Fama

Los votantes de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica (BBWAA, por sus siglas en inglés) han estado inspirados en los últimos años, eligiendo al menos a dos candidatos Salón de la Fama por siete años seguidos entre 2014 y 2020, una racha sin precedentes.

Esa productividad llevó a varios candidatos con una legión de apasionados seguidores – de Tim Raines al puertorriqueño Edgar Martínez a Mike Mussina a Larry Walker – hasta Cooperstown, y también nos da una oportunidad de sondear cómo luce el panorama entre aquellos que no tienen su placa.

Así que, pensando en eso, los dejamos con el mejor jugador de cada posición que no está en el Salón de la Fama.

Nota: Para este ejercicio, sólo consideramos a jugadores que han estado retirados por al menos cinco años. Por lo tanto, no están incluidos estrellas como Ichiro Suzuki y el dominicano David Ortiz.

Receptor: Bill Freehan

Esto es básicamente cuestión de tirar una moneda entre Freehan y Thurman Munson. Freehan disfrutó de una carrera más larga debido a la prematura muerte de Munson a los 32 años, por lo que se retiró con más hits, jonrones, empujadas y Guantes de Oro. Freehan y Munson tienen el mejor total de JAWS (el sistema de Jay Jaffe que combina el WAR vitalicio de un jugador con sus mejores siete temporadas) entre los receptores elegibles que están fuera de Cooperstown.

Primera base: Rafael Palmeiro

Los votantes de la BBWAA desestimaron los argumentos del cubano Palmeiro para optar al Salón debido a su conexión con el consumo de sustancias para mejorar el rendimiento, pero sigue siendo un hecho que Palmeiro es el único jugador elegible a Cooperstown con al menos 3,000 hits y 500 jonrones que no ha sido exaltado (el dominicano Albert Pujols y Alex Rodríguez aún no han entrado en la boleta). El pico de la carrera de Mark McGwire fue mejor, pero Palmeiro casi terminó con los mismos jonrones que McGwire, pegó casi el doble de hits y fue un mejor defensor de su posición.

Segunda base: Lou Whitaker

Jeff Ken dio más jonrones que cualquier otro camarero en la historia del juego, pero gran parte de sus bambinazos fueron conectados en una época donde el cuadrangular fue más común que nunca, y si bien las métricas defensivas son menos confiables a medida que uno retrocede en el tiempo, Whitaker fue un jugador más completo para este autor. Además, no parece justo que Alan Trammell esté en el Salón sin su histórica llave de doble-plays.

Lea también: Cora analiza cinco temas de los Medias Rojas

Tercera base: Dick Allen

El OPS+ de 156 de Allen lo pone entre los mejores de los últimos 60 años, y el trecho de sus 10 mejores temporadas básicamente no tiene comparación entre los defensores de la antesala. Es desafortunado que Allen no haya vivido lo suficiente para celebrar su exaltación, pero esperemos que se haga justicia cuando se reúna nuevamente el Comité de la Era Dorada en el otoño del 2021.

Campocorto: Omar Vizquel

El venezolano Vizquel, que ha venido escalando en la votación en años recientes, destaca en su posición, pero las recientes acusaciones de violencia doméstica en su contra ponen una sombra sobre su legado y potencialmente podrían erosionar ese apoyo. Bill Dahlen, una estrella de principios del siglo pasado, se ubica muy bien en términos de JAWS y WAR, pero no tuvo una competencia como la que sí tuvo el caraqueño. Vizquel aportó durabilidad y calidad defensiva, y es el único shortstop que no está en el Salón, además de Alex Rodríguez (elegible en el 2022) con al menos 2,500 hits.

Jardinero izquierdo: Barry Bonds

Esto no requiere de mucha explicación. Bonds es el mejor pelotero que muchos de nosotros hemos visto durante nuestras vidas y tenía suficientes credenciales para entrar al Salón antes de que el uso de sustancias prohibidas nublara su caso. Pero pareciera estar estancado con los votantes de la BBWAA, por lo que luce bien probable que sea parte de esta lista por muchos años más.

Jardinero central: Kenny Lofton

Lofton siempre dio la impresión ser un jugador que iba de equipo en equipo (jugó para 11 clubes, y permaneció una temporada o menos con cada club excepto los Indios), opacando quizás lo valioso que realmente era. Los únicos cuatro jugadores más valiosos según el WAR combinado de Baseball-Reference de 1992-97 fueron Barry Bonds, Ken Griffey Jr., Jeff Bagwell y Frank Thomas, y Lofton siguió siendo una bujía a la ofensiva y una amenaza en las bases a finales de sus 30. Lofton se embasó más veces que los jardineros miembros del Salón de la Fama Larry Walker, Jim Rice y Joe DiMaggio – y también hizo más daño con sus piernas una vez que en base.

Jardinero derecho: Shoeless Joe Jackson

Han pasado ya 100 años desde la última temporada Shoeless Joe en Grandes Ligas, y su talento y números (.356 de promedio y 170 de OPS+ de por vida) podrían todavía mantenerlo como la mejor opción para este puesto de aquí a 100 años. Su veto del juego no parece que vaya a ser levantado algún día.

Bateador designado: Hal McRae

Sólo seis jugadores han acumulado por lo menos 7,500 visitas al plato de por vida mientras que han jugado la mitad de sus partidos como BD. Tres de ellos (Harold Baines, Edgar Martínez y Frank Thomas) ya están en Cooperstown, y el dominicano David Ortiz tiene muchas probabilidad de entrar después de ser elegible en 2022.

Abridor derecho: Roger Clemens

Siete Premios Cy Young, dos Triple Coronas de pitcheo, un Premio al JMV de la Liga Americana y la tercera mayor cantidad de ponches en la historia le dan a Clemens los méritos para ser considerado quizás el mejor lanzador de todos los tiempos, y al igual que Bonds, probablemente ya tenía méritos para entrar al Salón de la Fama antes de iniciar su supuesto consumo de sustancias prohibidas. Pero Clemens podría tener incluso peor suerte en la votación del comité de veteranos de la que ya ha tenido con la BBWAA.

Abridor zurdo: Johan Santana

La única presentación del venezolano en la boleta para el Salón pareció un error cuando sucedió, y sigue pareciendo dos años después. Es difícil no preguntarse si Santana habría mejorado su total de votos año con año ahora si se hubiese llevado legítimamente a casa el Premio Cy Young de la Liga Americana en 2005, cuyo ganador fue el dominicano Bartolo Colón. ¿Habría Santana obtenido al menos el 75% de los votos necesarios para su exaltación? Probablemente no. Pero haber ganado el Premio Cy Young en 2005 — que habría sido su tercer galardón seguido de 2004-06 – habría obligado a la BBWAA a darle un vistazo más amplio. Clemens, Clayton Kershaw y Max Scherzer son los únicos ganadores de tres Cy Youngs quienes aún no están en Cooperstown.

Relevista derecho: Dan Quisenberry

El querido lanzador de estilo submarino tiene los méritos para ser considerado el mejor relevista de los 80, habiendo ganado cinco Premios al Relevista del Año de Rolaids, y terminado con 146 de ERA+ ajustado a la liga mientras que ayudó a los Reales a ganar dos banderines y el título de la Serie Mundial de 1985.

Relevista zurdo: Billy Wagner

Entre todos los lanzadores de la Era de la Pelota Viva con por lo menos 750 innings, Wagner tiene el mejor promedio de ponches por cada nueve entradas (11.9) y de WHIP (0.998) mientras que sólo es superado por el panameño Mariano Rivera en ERA+ (187) y posee la sexta mejor marca de salvamentos en la historia (422). Temo que Wagner, en caso de no ser elegido de una boleta menos cargada ahora mismo, podría ser opacado por los monstruos del ponche de la era moderna como lo son el cubano Aroldis Chapman, Kenley Jansen y Craig Kimbrel al final de la década.

Lineup de los mejores fuera del Salón, según Kelly (hasta el 2020)

C: Bill Freehan
1B: Rafael Palmeiro
2B: Lou Whitaker
3B: Dick Allen
SS: Omar Vizquel
LF: Barry Bonds
CF: Kenny Lofton
RF: Shoeless Joe Jackson
BD: Hal McRae

Abridor derecho: Roger Clemens
Abridor zurdo: Johan Santana
Relevista derecho: Dan Quisenberry
Relevista zurdo: Billy Wagner

Por Matt Kelly/MLB.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here