Mejores campañas individuales de Dodgers

0
166
Adrián Beltré, Dodgers de Los Angeles
Adrián Beltré, Dodgers de Los Angeles

LOS ÁNGELES — Otra lista para que yo cometa alguna omisión importante: Jugadores con las mejores temporadas por posición en la historia de los Dodgers.

Aquí va:

C: Roy Campanella, 1953 (Promedio de .312, 41 jonrones, 142 impulsadas) o Mike Piazza, 1997 (Promedio de .362, 40 jonrones, 124 impulsadas)

Comparar diferentes generaciones es una tarea difícil, especialmente cuando incluimos los mediados a de la década de 1990. El WAR (Victorias Por Encima Del Reemplazo) calculado por Baseball-Reference le otorga a la temporada de Piazza de 1997 una clara ventaja sobre la mejor de las tres campañas de Campanella en las que éste ganó sus premios al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 1953, aun si tomamos en cuenta que Campanella contaba con una espectacular defensa. Pero Piazza era un bateador fenomenal. Es difícil pensar en una franquicia con dos inmortales de la receptoría como ellos, a pesar de que Piazza ingresó a Cooperstown con la gorra de los Mets–pero ésa es otra historia.

1B: Gil Hodges, 1954 (Promedio de .304, 42 jonrones, 130 impulsadas, 106 anotadas)

Miren esos números y consideren que Hodges no sólo finalizó décimo en la votación para JMV de la Nacional ese año, sino que fue tercero en el equipo por detrás de Duke Snider y Pee Wee Reese. Ésta fue la mejor sus siete temporadas consecutivas alcanzando triples dígitos de carreras impulsadas. Si el Guante de Oro hubiese existido en 1954, lo hubiese ganado. No por nada los seguidores de Brooklyn no entienden cómo no está en Cooperstown.

2B: Jackie Robinson, 1951 (Promedio de .338, .957 de OPS, 106 carreras anotadas)

Robinson fue el JMV de la Nacional en 1949, pero tuvo el bWAR más alto (9.7) para un jugador de posición en la historia de club dos años después. Ésa fue la campaña recordada por el jonrón de Bobby Thomson, de los Gigantes, “escuchado por todo el mundo” que terminó con la temporada de los Dodgers. En una manera similar a la de Mookie Betts, Robinson impactó el juego de múltiples y gloriosas maneras.

SS: Maury Wills, 1962 (104 bases robadas, 130 carreras anotadas, promedio de .299)

Sin ofender al inmortal Reese, pero en una temporada, Wills transformó el juego con su velocidad en 1962, gracias a su instinto e inteligencia. Lo que hace Betts en las bases ahora, Wills lo hizo en todos los partidos. Fue una máquina esencial de crear carreras en un equipo con un pitcheo dominante. Ganó su segundo Guante de Oro en el campo corto en 1962.

3B: Adrián Beltré, 2004 (48 jonrones, 121 impulsadas, 200 hits)

Aún cuesta creer cómo los Dodgers lo dejaron ir después de esto – para poder firmar a J.D. Drew. El dominicano no ganó el premio al JMV ese año, culminando en el segundo lugar por detrás del incomparable Barry Bonds. Beltré apenas tenía 25 años. Con un equipo que quedó en el primer lugar, jugó una defensa de Guante de Oro, aunque no ganó su primero – de cinco – hasta tres años después.

Lea también: Cortos, Movimientos y Rumores de la MLB: 06 de Enero 2021

LF: Babe Herman, 1930 (Promedio de .393, OPS de 1.132, 241 hits, 94 extrabases, 416 bases totales)

Noventa años después, Herman aún posee el récord de una sola temporada para cada una de esas categorías mencionadas arriba. Sin embargo, sucedió en una campaña dominada por los bateadores. Reconocimiento especial para Tommy Davis, quien en la temporada de expansión de 1962 impuso una marca para el club con 153 impulsadas y ganó el primero de dos coronas de bateo consecutivas. Ningún bateador de los Dodgers ha ganado el título de bateo desde entonces.

CF: Duke Snider; 1953 (Promedio de .336, 42 jonrones, 126 impulsadas, slugging de .627, OPS de 1.046 y 132 carreras anotadas)

Con Willie Mays en el servicio militar y Mickey Mantle con 21 años, Duke fue la estrella de los patrulleros de Nueva York. Pero elige cualquiera entre las temporadas de 1953, 1954 y 1955 de Snider, al ser muy similares para una carrera de Salón de la Fama. Sin embargo, nunca ganó un premio a JMV.

RF: Cody Bellinger, 2019 (Promedio de .305, 47 jonrones, 115 impulsadas, OPS de 1.035)

Aunque Bellinger vio decaer su producción en la segunda mitad, la primera fue mejor que cualquiera. Es el único Dodger en ganar estos honores: JMV de la Nacional, convocatoria al Juego de Estrellas, Guante de Oro y Bate de Plata. Sus 27 jonrones en el Dodger Stadium impuso un récord para la franquicia, mientras que sus 18 bambinazos ante los zurdos fueron la mayor cantidad en la Nacional.

Lanzador abridor: Sandy Koufax, 1966 (27-9, 1.73 de efectividad, 317 ponches, 27 juegos completos, WHIP de 0.985)

¿De verdad? Lo que hizo Koufax en 1963 fue impresionante, ya que fue el JMV y ganó el Premio Cy Young, además de un anillo de Serie Mundial. Pero me inclinó por 1966 por lo que pasó después de dicha campaña – se retiró tras no poder seguir lanzando debido al dolor. Mira lo que consiguió con dolor. Imaginen si hubiese estado saludable. Todo el cuerpo de pitcheo de los Dodgers se ha combinado para 27 juegos completos en los últimos siete años.

Relevista: Eric Gagne, 2003 (de 55-55 en oportunidades de salvamento, efectividad de 1.20, 137 ponches en 82.1 entradas, WHIP de 0.692)

La temporada de Cy Young de Mike Marshall de 1974 fue impresionante (208.1 entradas de relevo). Gagne reconoció haber usado sustancias para mejorar el rendimiento, igual que los bateadores que ridiculizó. Gagne demostró dominio y ganó el Premio Cy Young de la Nacional por ello. Hizo más que nadie en la historia por mantener a los aficionados de los Dodgers en sus asientos.

Por Ken Gurnick/MLB.com 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here