Nowitzki, entre los mejores jugadores de la historia de los Mavericks

0
180
Dirk Nowitzki, Dallas Mavericks
Dirk Nowitzki, Dallas Mavericks

REDACCIÓN.- La NBA está suspendida hasta nuevo aviso pero el balón sigue botando en nbamaniacs. De cara a ofrecer el mejor contenido posible a los lectores durante el parón, hemos iniciado varios seriales con contenido único en los que se incluyen el recuerdo de grandes equipos que no lograron el anillo o un repaso a los pabellones NBA.

Siguiendo esa línea, también queremos echar un vistazo a los mejores jugadores de la historia de cada una de las franquicias de la NBA con un top-5 en el que abarcamos desde jugadores que destacaron hace décadas hasta el presente. Siguiendo con la primera división analizada, la suroeste, hoy hablamos de Dallas Mavericks.

Dirk Nowitzki

Por dónde empezar si no. Hablar de Dallas Mavericks es hacerlo inevitablemente del jugador más grande de su historia: Dirk Nowitzki. El alemán llegó a la disciplina de la franquicia de Texas en 1998 y pasó allí toda su carrera. Han sido 21 temporadas en las que condujo a los Mavs a dos Finales (2006 y 2011) consiguiendo el ansiado anillo en la segunda de ellas frente a los Miami Heat de LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh (4-2), recibiendo además el MVP de dicha final (consiguió el de la temporada regular en el curso 2006-07).

Con un promedio de 20,7 puntos y 7,5 rebotes en su carrera, Nowitzki es con mucha diferencia el jugador con más puntos en la historia de los Mavs con 31.560, así como el líder en capturas bajo los aros con 11.489. Esos 31.560 puntos lo convierten en el único extranjero en superar la barrera de los 30.000, y en el sexto clasificado en la lista histórica de máximos anotadores de la NBA. Y todo ello conseguido jugando para un solo equipo.

Lea también: NBA pide cerrar instalaciones; más casos de coronavirus

El dato: 8 de junio de 2011. Dallas se enfrentaba a Miami en el cuarto partido de las Finales. Los Mavs, estando 2-1 abajo en la serie, necesitaban el triunfo para no verse entre la espada y la pared. Como es lógico, todas las miradas se encontraban puestas sobre Nowtizki. El alemán no solo no decepcionó, sino que salió como héroe tras lograr 21 puntos pese a tener 38,5 grados centígrados de fiebre. Dallas ganó ese encuentro por 86-83, así como los dos siguientes para proclamarse campeón.

Rolando Blackman

Damos un importante salto al pasado de la franquicia de Texas. Un año después de iniciar su historia en la NBA, exactamente en 1981, los Mavericks elegía con número 9 del draft a un chico panameño de 22 años, Rolando Blackman. Formado en la universidad de Kansas State, Blackman fue clave para que Dallas viviese su primera época dorada entre 1983 y 1988, cuando fueron capaces de entrar en playoffs cinco campañas consecutivas para ser parados en la última de ellas por los Lakers del showtime, quienes con Magic Johnson a la cabeza les derrotaron por 4-3 en las finales de la Conferencia Oeste.

A título individual, Blackman pasó 11 años con la franquicia de Texas para cerrar su participación con un promedio de 19,2 puntos, números que le sirvieron para ser All-Star en hasta cuatro ocasiones. Con 16.643 puntos logrados con Dallas, fue el máximo anotador de la historia de la franquicia durante 18 años hasta que Nowitzki lo superó en 2008.

El dato: Siendo uno de los deportistas panameños más importantes de la historia, Blackman tiene retirada su camiseta tanto con la universidad de Kansas State (número 25) como con Dallas Mavericks (número 22).

Mark Aguirre

Tote King dice en una de sus canciones que ‘lo mejor de los 80 fue el básket’, y si nos ceñimos a Dallas, no podemos llevarle ni un ápice la contraria. Justo en el mismo draft que llegaba Blackman, el de 1981, los de Texas se hacían también con Mark Aguirre como número 1. Natal de Chicago, poco tardó en demostrar entre los profesionales lo apuntador en la universidad: era un anotador compulsivo.

En siete años que pasó en la disciplina de los Mavs, Aguirre concluyó con un espectacular promedio de 24,6 puntos, números que refrendó en los 45 partidos de playoffs que disputó alcanzando una media de 23 puntos. Junto a mencionado Blackman y otros compañeros formó un enorme grupo que se encontró en tres de cinco visitas a la postemporada con los Lakers de Magic Johnson. Curiosamente, tras perder en el 88 4-3 ante Lakers en las finales del Oeste, Aguirre tuvo su particular venganza justo un año después, ya que con los Pistons se llevaría el anillo ante los angelinos en el 89. al año si

El dato: En su tercer año en la NBA, exactamente el curso 1983-84, Aguirre explotó definitivamente a nivel ofensivo para marcharse a unos espectaculares 29,5 puntos por noche. No le sirvió para ser el máximo anotador de la temporada, premio que recayó en Adrian Dantley de Utah Jazz (30,6), pero sí para establecer un récord de puntos totales (2.330) y de promedio que aún perdura en la historia de Dallas.

Derek Harper

Y seguimos con los clásicos. Coetáneo a los dos anteriores, ahora ponemos nuestros ojos sobre Derek Harper. Este base formado en la universidad de Illinois llegó a Dallas en 1983 como número 11 del draft. Aunque en sus dos primeros años en la disciplina del equipo fue suplente, ya en 1985 cogió la titularidad para no soltarla hasta dejar el equipo en la campaña 1993-94.

Durante sus más de 12 años en el equipo –viviría una segunda etapa entre 1996 y 1998–, se convirtió en todo un emblema de los Mavs al disputar 872 partidos de temporada regular, en los cuales promedió 14,4 puntos, 5,9 asistencias y 1,8 robos, así como otros 48 de playoffs. Además, y como ya hemos mencionado antes, fue parte indispensable de unos Mavericks que fueron cinco años consecutivos equipo de playoffs y es a día de hoy el líder en asistencias de la franquicia con 5.111.

El dato: Aunque nunca llegó a ser All-Star pese a tener temporada como la 90-91, en la cual se fue hasta los 19,7 puntos y 7,1 asistencias de media, sí que fue reconocido su talento individual en el aspecto defensivo del juego. Así, en los años 1987 y 1990 fue seleccionado para integrar el segundo mejor quinteto de la temporada.

Jason Terry

Volvemos al anillo. Si hay un jugador que más allá de Nowitzki ha sido un icono de los Mavs campeones ese es Jason Terry. El escolta, uno de esos jugadores a los que se le caían los puntos de las manos, pasó hasta ocho temporadas en Dallas para marcharse del equipo solo un año después de proclamarse campeón; es decir, en 2012. Con 619 partidos disputados, Terry firmó un promedio de 16,1 puntos con un notable 38,8% en triples, faceta en la que era un especialista.

Sus números en temporada regular siempre fueron buenos, pero alcanzaron un nuevo nivel durante los gloriosos playoffs de 2011. En ellos, este jugón nacido en Seattle se marchó a una media de 17,5 puntos con un 44,2% en el lanzamiento de tres puntos. En esas semanas inscribió su nombre con letras de oro en la historia de los Mavericks.

El dato: Terry ha dado muchas exhibiciones ofensivas durante su carrera, pero quizás ninguna con tanto peso como aquella del 8 de mayo de 2011 ante Los Angeles Lakers. Dallas, a un paso de las finales de la Conferencia Oeste, recibía en su cancha a los angelinos para intentar barrerles en la serie. ‘Jet’ Terry se ocupó de pasar la escoba. Fueron 32 puntos con un impresionante 9 de 10 en triples (récord de la franquicia).

Otros jugadores en consideración

Elegir solo cinco jugadores como los mejores de la historia de un equipo es muy complicado. El mejor puede estar claro como en este caso Dirk Nowtizki, pero luego aparecen muchos nombres que te hacen dudar. Por ello, no podemos dejar atrás a la franquicia de Texas sin recordar a otros chicos que también dejaron huella en Dallas.

Yendo del pasado más lejano al presente, tenemos en primer lugar a Brad Davis, un base que pasó 12 años (1980-92) en la disciplina de los Mavericks para disputar hasta 883 partidos; luego nos encontramos a Michael Finley, un talentoso escolta que jugó ocho temporadas (1997-2005) en el equipo promediando en cinco de ellas más de 20 puntos por noche, si bien se fue justo antes de que llegasen a las Finales de 2006; y ya regresando de nuevo al anillo de 2011, tenemos a Jason Kidd, quien es sin duda un caso especial, ya que inició su carrera en los Mavs para solo jugar dos temporadas y volver ya con 34 años; pese a su veteranía fue parte esencial de un equipo que haría historia al proclamarse campeón.

Fuente: NBAManiacs.com 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here